Flickr_-_cyclonebill_-_Gin_^_tonic

Camarero, hay un gazpacho en mi copa

Hoy vengo a representar un sector denostado de la sociedad en nuestro país: el castellano recio, estoico, áspero, impertérrito y espartano. Su perfil resulta fácilmente identificable: generalmente varón, edad comprendida entre los 45 – 65 años, clase media – alta, ginaholic de carnet.

Por más que vayan y vengan modas (ora la ginebra, otrora el vodka…) nuestro castellano estoico, hombre de costumbres, siempre bailó entre el Plan A y el Plan B (Plan A: Gin tonic, Plan B: RAF)… y la sana costumbre convertida en tradición, ya se sabe, resulta inquebrantable. Seguro que os habéis cruzado con alguno en alguna barra, a veces comportándose como rey en su castillo, a veces desubicado entre hipster, sibaritas, modernos, gafapastas y demás fauna social, mirando la copa de balón que su mano sostiene, absorto ante la gama de especias que flotan en su copa… apretando los dientes entre tragos para no tragarse “esas cositas que flotan”.

Gin_and_Tonic_with_ingredients

Bayas de enebro, cardamomo, anís estrellado, coriandro, pepino, lavanda, regaliz, vainilla canela, clavo en grano, hierbas, frutos rojos, coco liofilizado… la lista de especias añadidos al Gin tonic para potenciar su sabor es interminable y, para un español “vieja escuela” del Gin tonic en vaso de tubo como del que hoy hablamos, la moda del Gin tonic ha traído más postureo que auténticos amantes del Gin. ¿Quién tiene razón? ¿Es realmente necesario añadir una ensalada al Gin tonic o verdaderamente aporta un toque único de sabor?

Como señala nuestra compañera Raquel Campos aquí, verdaderamente, “el mejor Gin tonic de España es el que haces como a ti te gusta”. Es por tanto habilidad del Barman saber detectar a cada tipología de ginaholic, dedicarle al producto que está sirviendo una atención (aunque momentánea) personalizada, comentarle al cliente, si éste mostrara interés, qué es cada uno de los añadidos que “flotan” en su copa, las buenas prácticas a la hora de servir un Gin tonic… En definitiva, un Barman que instruya a la vez que sirve se antoja fundamental para educar al consumidor, el cuál además valorará positivamente el detalle, fidelizando posiblemente de este modo su presencia en próximas ocasiones.

Como hacer un gazpacho sin tomates, pepinos o pan, cada Gin tonic posee unos determinados y específicos ingredientes que maridarán en la copa con unos u otros aromatizantes. Aplicar patrones comunes a diferentes Gin tonics (tales como añadir azarosamente pepino, zumo de limón, etc.) no es sino darle la razón a nuestro estoico y recio español que aún pide el Gin tonic en vaso de tubo y con el gin “por encima del segundo hielo”, el cual, y por qué no, también está en su legítimo derecho de destrozar su Gin tonic

¿Qué pensáis vosotros: cuestión de modas y new wavers el “decorar” la copa de aromatizantes o son realmente imprescindibles tales prácticas?

3 thoughts on “Camarero, hay un gazpacho en mi copa”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


8 + seven =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>