Tanqueray

La hora del Tea Tonic ha llegado

No falla. Siempre que en una película hace un día caluroso, el anfitrión ofrece a sus invitados un té con hielo. Aquí somos más de tomarnos un Gin Tonic con la copa congelada. Pero, ya que estamos en agosto y cuesta quitar la sed, ¿por qué no probamos a prepararnos un Tea Tonic?

Como su propio nombre indica, se trata de un Gin Tonic clásico al que se añade una bolsita de té aromático. Y sí, no es necesario que el agua esté hirviendo. En el mercado podemos encontrar sin problemas productos que infusionan en frío. Sin ir más lejos, en Gin Tonic Pack tenemos dos kits con un montón de aromas.

kit-infusiones-premium-gin-tonic

Ambos vienen acompañados con un libro de instrucciones y un listado de ginebras. De esta forma, sabremos qué tipo de té combina mejor con cada una, al igual que ocurre con las especias.

¿De qué color te gusta tu Tea Tonic?

Para saber qué infusión va mejor con cada tipo de ginebra y poder elaborar un buen Tea Tonic, debemos tener en cuenta las características de cada infusión:

• Red Passion: Este aroma contiene frutos del bosque. Para compensar el dulzor, lleva un poco de hibisco.

• Green Fresh: Pepino, cardamomo, bayas de enebro y aroma de limón se combinan en este aroma vegetal.

• Rose Jasmine: Efectivamente. Lleva aroma de jazmín, entre otras flores.

• Yelllow Citric: Contiene manzanilla, limón y enebro.

• Orange Energy: La naranja se combina a la perfección con canela, menta y bayas de enebro.

• White Essential: Pimienta negra y cardamomo producen esta mezcla estupenda.

Pero el té no sólo aromatiza la bebida, también la colorea. Esta particularidad hace del Tea Tonic uno de los combinados más divertidos.

tea-tonic

Así se prepara un Tea Tonic

El Tea Tonic no es nuevo, pero tampoco es que sea uno de los más demandados. Así que hoy nos hemos propuesto trasladar el té de las cinco a la sobremesa. Su nivel de preparación digamos que es… tirado de fácil. Así se hace:

1. Cogemos una copa tipo balón o un vaso de boca ancha.
2. Añadimos la ginebra.
3. Elegimos la infusión que queramos degustar y la introducimos en la bebida unos minutos (con uno basta, pero cuanto más tiempo se deje, más sabor desprenderá).
4. Cuando la infusión haya liberado todo el aroma y la bebida haya cogido color, la sacamos.
5. Añadimos hielo.
6. Agregamos la tónica con mucho cuidado.

Y como ya de por sí el té aromatiza el combinado, no es necesario añadirle nada más. Ideal para quienes detestan encontrarse con especias o frutas en la bebida.

 

 

2 thoughts on “La hora del Tea Tonic ha llegado”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


+ 9 = sixteen

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>