London_Gin_Palace_2516254a

La curiosa historia del gin tonic

Aunque hoy en día es una bebida popular, de la que se pueden encontrar diferentes versiones y disfrutar de ella en numerosos establecimientos, lo cierto es que estamos hablando de un cóctel que cuenta con un interesante recorrido histórico. ¿Os apetece saber más acerca de la historia del gin tonic?

Como primer dato curioso os contamos que, a diferencia de lo sucedido con otros cócteles, el origen del gin tonic está asociado a la medicina y, en concreto, a la búsqueda de una cura para la malaria. Además, el desarrollo de esta popular bebida también basa su éxito en que sirvió como fórmula para tapar el sabor amargo de la quina.

Sorprendente, ¿verdad? El relato comienza en Perú hacia la mitad del siglo XVII, cuando la esposa del virrey Jerónimo de Cabrera enfermó de malaria. Esta famosa mujer salvó su vida gracias a que tomó la corteza de cinchona, convirtiéndose en la primera mujer europea que superó esta patología.

Este éxito hizo que el uso de corteza se extendiera rápidamente por todo el continente europeo aunque hubo que esperar hasta el siglo XIX para el principio activo de esta corteza, la quinina, fuese aislado y extraído. El logro se lo debemos a los científicos franceses Pierre Joseph Pelletier y Joseph Bienaimé.

Así, este principio activo se distribuyó en formato pastilla en las colonias de Asia y África, lugares en los que la enfermedad generaba mayores consecuencias. No obstante, el consumo del mismo era difícil, dado el alto contenido amargo de su sabor.

Para evitar este mal trago –nunca mejor dicho- algunos oficiales británicos que se encontraban destinados en India comenzaron a disolver las pastillas en agua, a la que agregaban azúcar, zumo de lima y ginebra. Se trataba del precursor del gin tonic, una solución que hacía más llevadero el consumo de esta solución médica.

Su éxito fue inmediato y rápidamente las compañías multinacionales vieron un germen de negocio en esta particular mezcla, de modo que comenzó a comercializarse el agua carbonatada con quinina, lo que posteriormente hemos conocido como tónica.

Ahora han pasado los años y como bien sabemos, la utilidad médica de la tónica no se produce. Sin embargo, el consumo de ésta junto a la ginebra crece de manera exponencial. De hecho, hablamos de un cóctel con una salud de hierro, cuyas distintas variedades hacen las delicias de los más existentes paladares.

One thought on “La curiosa historia del gin tonic”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


5 × six =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>