tom collins

Cómo hacer un Tom Collins

En la lista de cócteles con ginebra, el Tom Collins tiene una parte destacada… porque es el que cuenta con una historia más, por así decirlo, disparatada. Si te preguntas cómo hacer un Tom Collins, antes deberías preguntarte, en realidad, de dónde viene esta combinación de bebidas. Porque sus orígenes están en una especie de viral del siglo XIX.

Sí, ¡muy sorprendente! Allá por mediados de la década de los años 70 del siglo XIX, circulaba una especie de chiste o de broma por Estados Unidos. No se sabe muy bien dónde o cómo empezó, pero tuvo mucho éxito y se contagió como la espuma (como ocurre hoy con los vídeos de chorradas de YouTube o los memes). Alguien le comentaba a un amigo si conocía a Tom Collins y, cuando el otro respondía que no, que no le sonaba de nada, le confesaba que debería tener cuidado e ir a echar un vistazo porque un tal Tom Collins estaba hablando mal de él. Y señalaba un sitio concreto. El otro se iba corriendo e indignado a parar a ese horrible Tom Collins pero, cuando llegaba, no se encontraba con nadie. 

Tuvo tanto éxito la broma que algunos periódicos del momento empezaron a publicar avistamientos de supuestos Tom Collins y aparecieron cosas en su honor, como canciones y, al final, un cóctel. Así, cuando alguien entrase en un bar pidiendo a Tom Collins que fuese un hombre de honor y respondiese por sus palabras, al menos se encontraría con una buena copa y un buen combinado.

El cóctel Tom Collins empezó a hacerse popular entonces en el área de Nueva York y desde entonces forma parte de la carta de cócteles de todo el mundo.

La base es la ginebra y, aunque algunos ven ciertas similitudes con el gin fizz, no es exactamente lo mismo.

¿Qué necesitas para hacer un Tom Collins? Los ingredientes fundamentales son ginebra, zumo de limón, almíbar o azúcar, soda y cubitos de hielo. También necesitas un vaso de tubo o un vaso Collins para servirlo.

- Echa el azúcar (mejor uno fino que un azúcar poco refinado, así que evita el moreno) y zumo del limón en el vaso

- Añade la ginebra y remueve.

- Suma el hielo (cuanto más abundante mejor) y rellena lo que queda por cubrir con soda.

Y tendrás listo tu Tom Collins. Hay quien lo decora con una rodaja de limón y también quienes apuestan por una decoración más exótica y añaden cerezas marrasquinas.

Foto 

2 thoughts on “Cómo hacer un Tom Collins”

  1. Uno de los mejores cócteles sin duda. Además un cóctel muy literario (J.D. Sallinger, H. Murakami, Ernest Hemingway…).

    Ya estaba tardando en salir “uno de los grandes” ¡Bravo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


− two = 4

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>