Gin tonic

Puerto de Indias, la ginebra de moda

Hay modas en las que no encontramos su explicación. No es el caso de Puerto de Indias, la ginebra que está causando estragos entre los consumidores, que cada día que pasa la demandan en mayores cantidades. Y lo cierto es que no les sobran los motivos, porque esta bebida cuenta con grandes atractivos.

Es posible que su color rosa sea el responsable de que esta ginebra elaborada en la provincia de Sevilla supere a las principales marcas del sector. O quizás sea su intenso sabor a fresa el que ha provocado que gane adeptos en los pocos meses de vida con los que cuenta.

Sea como fuere, Puerto de Indias se ha ganado en poco tiempo un nombre propio entre las ginebras más degustadas –y mejor valoradas- de nuestro país. De hecho, en la provincia vecina, Cádiz, se ha constituido como un mito de la ginebra, ya que en pocos meses de distribución ha conseguido vender más de 11.000 botellas, multiplicando por 50 sus ventas.

Pero esta ginebra esconde más datos curiosos, entre ellos, su origen. Y es que la fórmula mágica se consiguió hace poco más de un año, cuando sus propietarios, José Antonio y Francisco Rodríguez, investigaron en la creación de un lucro con fresas, llegando al secreto de esta ginebra, que no es otro que la maceración de la fresa con el alcohol.

Así surgió esta bebida, pues hasta ese momento, ambos se dedicaban su destilería a la fabricación de licores y anís. Un invento que también se ha saldado con cambios en el aspecto laboral pues la organización ha pasado de ser una microempresa a producir más de 8.500 botellas diarias.

Del mismo modo, de no traspasar la barrera de Despeñaperros –límite geográfico entre las comunidades de Andalucía y Castilla-La Mancha, gracias a Puerto de Indias esta empresa está presente en Madrid, Valencia, Zaragoza o Burgos y se encuentran en vías de expansión en países como Alemania, Reino Unido, Portugal, Brasil o incluso Ucrania.

Una actividad que ha llevado a la destilería a organizar la producción en dos turnos, de modo que está activa desde las cinco de la madrugada hasta las once de la noche. Ubicada en la localidad de Carmona, esta marca se ha convertido en un exponente de los productos de la tierra, por lo que tanto tapones como etiquetas se elaboran en Jerez. Por su parte, las fresas proceden de Lepe y el alcohol, de Córdoba.

Una mezcla de elementos que hace de esta ginebra una bebida especial y muy atractiva, cuyos clientes y consumidores saben apreciar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


4 + eight =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>