Gin con Limón

La suma perfección del trago largo combinado

Por muchos es conocido el origen medicinal de la Genever holandesa a mediados del siglo XVI por Franciscus de la Boe. Servía según aseguraban, incluso, para curar la peste negra; algo que pronto fue descartado por otros usos más terrenales como dar el temple requerido a la soldadesca orange en la batalla. De igual manera, la historia del destilado más consumido en España en su paso a la capital inglesa y su metamorfosis (origen del London Dry Gin) en el gin, se ha convertido en un ameno, hermoso y popular tema de conversación en los diferentes Gin Clubs y otros templos del buen beber que pueblan la geografía española. Sin embargo, no menos lírica resulta lo que, para los amantes del gin consiste en la sencilla cuadratura del círculo del sabor, que no es más que la adición de hielo en cantidad, el restriego de raspa de limón y la elección del vaso idóneo.

long bar Shanghai

Y es que hubo un tiempo en que los antros no eran cosa del vulgo, sino que la más aristócrata diplomacia se regalaba placer y buena compañía en ellos, tal es el caso del que fuera según la leyenda el mayor y más exclusivo antro del mundo en la segunda mitad del siglo XIX y primera del siguiente, el Bar Internacional de Shangai, llamado en sus inicios The Correspondent’s Club y conocido posteriormente como Shangai Club. Allí recalaban a su vez marinos con varios mares y océanos a sus espaldas, plumíferos periodistas, diplomáticos, banqueros y diversos tai – pans (hombres de negocios extranjeros) ávidos de apoyar sus codos en la hoy mítica long bar. Sus 34 metros de largo y 12 de ancho con forma de L, la hacían la barra de caoba sin pulir y mármol más prolongada de la época. En ella, la jerarquía social era estrictamente respetada: los hombres de negocios y banqueros ocupaban la zona más próxima al Bund, descendiendo progresivamente la escala social a medida que se recorría su longitud. El actor y compositor Sir Noël Coward, dijo de ella que, apoyando uno su mejilla en el frío mármol, podía apreciarse la curvatura de la tierra.

 

Fue éste el lugar que dio origen, mito y patente a la hoy indispensable y ceremoniosa costumbre de incorporar mucho hielo con el toque esencial de un previo refriegue de limón por el borde de la copa, así como de la elección de un vaso de boca ancha.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


six × 2 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>