juniperus

Guía básica del enebro

No puedo evitarlo. Me encanta la iconoclastia, uséase, machacar los iconos, o en un sentido más metafórico que no se refiere a destruir a mazazos imágenes religiosas, atacar lo asentado como canon y ejemplo. Por eso, me encanta criticar o llevar la contraria a los nuevos bebedores de ginebra, esos de las copas de balón y las semillas de colorines flotando.

Ahora (bueno, desde hace algunos años) resulta que beber gin tonic ya no es de borrachuzos inveterados (Larios con cocacola, de toda la vida). Resulta que mola, que es chic; ya ni chic, porque el más gañán de los gañanes, sin desenroscarse ni siquiera la boina ni bajarse del tractor, te suelta una parrafada sobre el cardamomo o romper la burbuja como recién salido de un gentlemen’s club londinense.

juniperus

Cualquier camarero listillo amortizando un curso nos deja anonadados, pero ni él, ni su jefe, ni su cliente ni yo mismo, hay que decirlo, tenemos ni idea de qué es la ginebra. Trataremos ese tema otro día. Lo que sí sabemos es que tiene mucho que ver con el enebro. Pero ¿alguien sabe qué demonios es eso?

Juniper en inglés, jenever en holandés, genévrier en francés… y también “junípero” y “jinebro”

Pues resulta que es una planta pinópsida de la familia de las cupresáceas, llamada cientificamete Juniperus. Es un arbusto de entre un par y una decena de metros, de hoja perenne (parecida al pino), que se extiende por Europa, Asia y Norteamérica con gran facilidad. Es una planta dioica (unos machos, otros hembras) que dan unos conos parecidos a piñas y unos frutos (gálbulos) de diferentes formas, tamaños y colores.

Y es que existen muchas, muchas variedades de enebro. Las que nos interesan por su aplicación ginebraica son la communis (y subespecies, con su gálbulo negro) y la oxycedrus (más mediterránea, que da un fruto rojo). La maceración y destilación de estas nebrinas (gálbulos, repito, que no bayas) es la que permite crear la ginebra, si bien a veces se usan otras partes de la planta de manera secundaria.

Pues eso, para el que a estas alturas no lo supiera, a estas pequeñas nebrinas debemos esa bebida que tanto nos gusta. A las nebrinas y a un tratamiento adecuado, sobre el que volveremos en otra ocasión. Por lo menos, ya podrás darle la paliza a alguien en lo que os bebéis una Bulldog con FeverTree aromatizada con fresa; o una Larios con cocacola.

One thought on “Guía básica del enebro”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


+ 4 = five

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>