1876 Blackburne blindfolded

Geografía de los “Gentlemen’s club” ingleses (I)

Si existe un lugar en el que el gintonic prosperó hasta encontrar su hábitat natural fuera del cual pareciera perder toda su esencia, ese es sin duda el de los gentlemen´s club ingleses en los que, al abrigo de elegantes y macizos salones, patios centrales, bibliotecas y chimeneas… y al resguardo de mujeres, hijos y obligaciones; los debates políticos, las tertulias sociales y coloquios varios se acompañaban de las mejores bebidas y las más exclusivas compañías.

Dado que hablar de la historia del gintonic es hablar de la historia de Inglaterra y un imperio que no conoció frontera, tan fundamentales fueron las exportaciones (y consumo) de ginebra a lo largo y ancho del Imperio Británico como los clubes de caballeros que en el siglo XIX encontraron su máximo esplendor y que, aún a día de hoy muchos continúan activos.

4538967920_c17009ea27_oInicialmente originados en el siglo XVIII como lugar de encuentro y reunión entre personas de similar condición laboral, social y cultural, los gentlemen´s club fueron creciendo en número y popularidad a medida que tanto la sociedad como el sistema parlamentario inglés evolucionaron. En sus comienzos, fueron ágora de la aristocracia urbanita inglesa donde, además de poder apostar con dinero (práctica típicamente inglesa entonces no legalizada), los señores acudían a resolver sus negocios, departir sobre temas de actualidad científica, social, artística, cultural… así como a disfrutar de elegantes estancias que iban desde Salas de Lectura, Biblioteca, Restaurante, Casino, etc. sin la presencia de féminas o párvulos. Allí, acudían sus asociados a ejercer la reciente democracia parlamentaria inglesa como al pub de hoy en día acude un apasionado supporter tras el partido de su equipo: a comentar, discutir, criticar y brindar por y con los suyos (salvando las grandes distancias).

Gentlemen´s feet

A medida que la Revolución Industrial iba transformando Reino Unido haciendo crecer sus ciudades y, con ellas, a una incipiente clase media no agrícola, el acceso a estos exclusivos clubs o bien se fue volviendo progresivamente más laxo, o bien sencillamente se fueron creando otros menos elitistas, si bien de igual manera claramente delineados socialmente. No se puede entender la historia del Gentlemen inglés sin comprender la importancia e influencia que el gentlemen´s club al que perteneciera ejercía sobre él y, si ha habido en la historia de Reino Unido una bebida democrática consumida por sir y proletarios ha sido el gin, bebida que a menudo acompañaba las tertulias y coloquios en tan selectos clubes.

gentlemen´s club

Los primeros clubs se establecieron durante el siglo XVIII en el West End de Londres, en la zona de Pall Mall y el palacio de St. James, lo que le valió a esta área el sobrenombre de “Clubland”. En ellos, además de jugar con dinero, los más selectos miembros de la aristocracia británica asistía a los cambios políticos, sociales y tecnológicos en unos años en los que la hoy tan cosmopolita Londres estrenaba iluminación pública o en los que Locke y su empirismo científico sentaban las bases de la ciega confianza del bienestar humano en la ciencia de siglos posteriores y, en los que Newton revolucionaría las bases del saber. Fue décadas después del origen de dichos clubs y, coincidiendo con las “Reforms Acts” que otorgaban mayor sufragio, cuando, en el siglo XIX los gentlemen´s club alcanzaron su cúspide, existiendo por entonces sólo en Londres alrededor de cien de estos clubes que ofrecían a sus miembros un lugar de recreo, ocio, descanso y acomodo, sirviéndose en ellos comida y bebida al más puro inglés (no faltando por supuesto el gin tonic). Pero si bien muchos de los gentlemen´s club se encontraban en las islas británicas, la magnitud de colonias y territorios dominados incrementó y exportó allende dicha práctica. Como es sabido, bajo el reinado de la Reina Victoria I, el Imperio Británico controlaba gran parte de las rutas comerciales marítimas y terrestres de Oriente a Occidente, lanzándose por entonces a la conquista colonial del continente africano. Entre los muchos gentlemen´s club en los que la élite militar y sus más distinguidos aventureros disponían de un lugar de reunión y descanso alejado de mujeres, nativos y niños, es de sobra conocido el Mombasa Club, una importante sociedad ubicada frente a la Isla de Zanzíbar que hoy da nombre a una de las ginebras premium más afamadas.

pc-house

En su mayoría, los caballeros pertenecían a un solo club, aquel que consideraban más directamente vinculado con su profesión o identidad social, y que en cierto modo los definía, pero entre los aristócratas y los políticos era frecuente su pertenencia a varios de ellos. Los socios consideraban su club como una “segunda casa” en el centro de Londres, donde podían relajarse, encontrarse con los amigos, participar en juegos de salón o comer, o incluso en algunos de ellos, pasar la noche.

A finales del siglo XIX también se establecieron algunos clubs exclusivamente femeninos, coincidiendo con los primeros movimientos feministas y sufragistas de la época.

gin-brokers-ginEn honor a aquellas reuniones en sociedad en las que el té y el gin encendían animadas conversaciones; y a una de las principales señas de identidad que la cultura británica ha exportado y continúa haciéndolo, dedicaremos en sucesivos artículos especial mención al gentlemen inglés de otrora, hoy tan sólo remotamente reconocido en el Agente 007 (Pierce Brosnan, siempre) y en carteles vintage de London Dry Gin como la exquisita etiqueta de Brokers Dry Gin, así como repasaremos aquellos clubs más destacados en los que disfrutaban de un buen gin-tonic en agradable compañía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


three × 5 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>