gtcopavaso

El gin tonic, ¿en copa o en vaso?

Sí, ya sé lo que me diréis algunos: “¿qué clase de pregunta es esa?” Otros preguntaréis “pero, ¿dónde has estado la última década?” Otros todavía añadirán “¿no tienes problemas reales con los que entretenerte?” De acuerdo, entiendo que el debate puede parecer innecesario, inoportuno o superfluo, pero a mí me pagan por llenar posts y oye, no todos los días está uno igual de inspirado…

Además, no me parece una cosa tan baladí. Bueno, en sí misma es una chorrada como un piano, seamos honestos, salvo para los profesionales del gremio de la coctelería, cuatro puristas sin otro pito que tocar y los comerciales de cristalerías. Pero no deja de ser una elección, un posicionamiento; y, como todo lo que hacemos en la vida, un posicionamiento, por simple que sea, es un indicio de una postura vital más profunda…

Soy consciente de que desde que comenzó el revival del gin tonic, la copa de balón se ha ido imponiendo como la forma más trendy y elegante de echarnos una copichuela al coleto (llegando a convertirse casi en la única para beberse lo que sea). Pero que sepáis que de toda la puñetera vida el gin tonic se ha servido en vaso largo, que es como mandan los cánones tradicionales de este combinado…

Los balones son para sacarlos del córner, no para beberse una copa

Entonces, ¿con cuál quedarnos? Resumamos pros y contras de cada formato, para aclararnos. La copa de balón tiene grandes pros: recoge muy bien los aromas y la mezcla no se calienta tanto, al sujetarla por el cuello. Sin embargo, no nos flipemos con nuestra capacidad de degustación, que parecemos todos sumilleres; y si un gin tonic no se te calienta en la mano, pero permites que se agüe a temperatura ambiente…

El llamado vaso de sidra es la alternativa más habitual a la copa de balón. Tiene mayor capacidad y estabilidad, y es suficientemente abierto para facilitar la mezcla y permitirnos una agradable degustación. Las críticas que recibe, sin embargo, me parecen equivocadas; desde que se inventó la mesa, el gin tonic no tiene por qué calentarse en la mano (otra cosa es que te lo bebas de pie en un bar abarrotado, pero eso no es culpa del vaso).

Total, que lo mismo que a mucha gente le echa para atrás del vaso, en realidad la imagen algo casposa que tenemos de su usuario modelo (ver este post de Carlos Dianez al respecto, a ver si no acierta), a mí me echa para atrás la copa la misma razón: me parece cuestión de moda y esnobismo. Total, que cada cual tiene sus manías estéticas…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


− five = 2

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>