Buddha's hand citron

Diccionario de botánicos: la mano de buda

Imagina un botánico distinto, tan distinto que probablemente nunca lo hayas visto al natural (yo por lo menos no), o tal vez ni siquiera hayas oído hablar de él. Un cítrico más aromático que todos los demás, intensísimo, y con un aspecto imposible. Un aromatizante que lleva a los gin tonics a un nuevo nivel ¿Mano de santo? No, mano de buda.

La mano de buda es una variedad de la cidra (Citrus medica) llamada sarcodactylis. Tranquilos, latinistas, el nombre no es muy inspirador, pero simplemente hace referencia al extraño aspecto de esta fruta fragmentada en segmentos parecidos a dedos y que recuerda lejanamente a una mano amarilla. La fruta tiene poquísima pulpa, pero una gran capacidad aromática utilizada normalmente en perfumería (aparte de servir como antídoto universal si se mezcla con vino).

buda1

Cargada de simbología en Oriente, aquí ha quedado, como decimos, para uso cosmético o médico (como expectorante) hasta tiempos recientes, en los que puede ver laminada y caramelizada o bajo formas más prácticas para el amante del gin tonic. En cualquier caso, ha sido su uso como botánico o aromatizante el que ha dado sus quince minutos de gloria a este cítrico de aspecto tan extraño.

No es fácil ni barato encontrar esta fruta al natural

La mano de buda es de textura áspera y muy ácida. El mecanismo más habitual para extraer sus esencias es macerar la piel, y a veces la médula, de esta fruta en alcohol. Puede utilizarse al natural, pero su gran potencia aromática y la dificultad de hallarla en nuestros mercados hace más frecuente usar la maceración ya elaborada: la llamada agua de buda.

Todos conocemos la importancia de los cítricos en la destilación de una ginebra. Botanic ha hecho a la mano de buda protagonista de su proyecto hasta tal punto que la efigie del dios indio aparece en el diseño de su botella. Y aunque hay otras ginebras que la incluyen en su lista de botánicos, en ningún caso ha llegado a sustituir a cítricos más habituales.

Difícilmente podremos incorporar en nuestro gin tonic unas laminitas frescas de mano de buda maceradas, por lo que comentábamos antes: es una fruta difícil de encontrar. La mejor solución es el spray. Ayuda a explayarse a ginebras cítricas y combina bien con otros aromatizantes florales, sustituyendo la clásica piel de limón o lima. La mentada Botanic, por ejemplo, con tónica Broker’s, mano de buda y azahar en fresco. ¿Y a ti qué se te ocurre?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


− 5 = one

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>