lavanda

Diccionario de botánicos: la lavanda

Tarde o temprano teníamos que traer e nuestro diccionario de botánicos la lavanda, una de esas plantas apreciadas all around the world por su fragancia y capacidad ornamental (y sobre todo porque es muy sufrida), y sin embargo elegante y llena de matices aromáticos, lo que la ennoblece aún más. Viva la lavanda, también en nuestras ginebras y gin tonics.

Huelga describir esta planta, que en realidad son muchas (más de 200 subespecies y variedades, incluidos el espliego y el cantueso, llamadas genéricamente Lavandula); sus características flores espigadas moradas la hacen fácil de reconocer en cualquier jardín o cuneta. Originaria del ámbito mediterráneo, hoy la encontramos por doquier, en cosmética, medicina y gastronomía.

Campos de lavanda en el sur de Francia.

Destilada o infusionada la lavanda, se consigue un aceite esencial muy apreciado por sus propiedades calmantes, digestivas, dermatológicas, antisépticas, antirreumáticas… Más allá de la medicina, la lavanda está presente en multitud de productos de perfumería, y también se ha utilizado en recetas tradicionales (caramelos, galletas, aves, preparados suaves como helados o panacotas) y en la culinaria contemporánea.

El nombre (“la que debe lavarse”) procede del proceso de infusión necesario para su aprovechamiento óptimo

Aromáticamente, la lavanda cuenta con terpenos (geraniol, lanilol) y taninos para explayar sus fragancias claramente florales. Tiene la delicadeza de la violeta, los tonos amargos de la rosa y la personalidad herbal, algo cítrica y lejanamente mentolada de las hierbas mediterráneas (tomillo y compañía). Su aroma es sumamente característico y agradable, pero bastante sutil y nada empalagoso. No por nada se ha convertido en una de las fragancias más populares del mundo.

La lavanda aparece en la receta de numerosas ginebras, aunque casi ninguna de las que encontramos regularmente en el bar de la esquina (excepción hecha de Bulldog, ubicua y con casi incontables botánicos). Algunas son sloe gin (como la española Only o Bitter Truth) y otras contemporáneas (la versión dura de Genius o Gompers), pero la mayoría son London Dry como Spring44, Liebl Bavarian, River Rose, Four Pillars, Greenall’s, Berkeley Square. Una buena parte son norteamericanas.

¿Cómo aplicar la lavanda a nuestros gin tonics? Una ramita de lavanda es un adorno apreciado por muchos, pero que personalmente me resulta exagerado. Ni hablar de desmenuzar la flor en la copa… Lo mejor es infusionarla brevemente en frío en la ginebra a aromatizar. Puede combinarse con ginebras potentes y aromatizantes terrosos y amargos. No la uses con limón ni con Schweppes Azahar y Lavanda, que lo poco agrada…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


2 × nine =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>