gin tonic aroma

¿Cómo aromatizar tu Gin-Tonic?

Una de las cosas que más distingue nuestro cóctel preferido  es que con pequeños cambios podemos descubrir nuevas sensaciones.

Empecemos por uno de los capítulos más amplios y atractivos,  aunque sea de los últimos pasos de la elaboración; nos referimos a la aromatización.

El  Gin-Tonic perfecto se  caracteriza por una equilibrada  armonía entre tres elementos: la Ginebra, la Tónica y el aromatizante.  Ninguno de los tres debe  prevalecer sobre el resto,  ni enmascarar a ninguno de los otros dos. Un cóctel ideal no puede estar compuesto por más de cinco ingredientes, sin contar el hielo, de modo que no es recomendable aportar más  de tres aromatizantes  (y ya puede ser excesivo), para no acabar convirtiendo nuestra copa en un macetero en plena  explosión primaveral.

Pero con tanta gama de productos ¿Cuál escoger? Lo primero es conocer nuestra Ginebra y saber con qué botánicos ha sido elaborada para matizar o realzar los aspectos de la misma, aparte de  tener en cuenta nuestros gustos o el de nuestros  invitados.  A continuación os dejamos  una relación de los principales aromatizadores, que podemos encontrar en el mercado y recomendaciones sobre su manejo a la hora de incluirlos en nuestro Gin-Tonic . Y antes de nada recuerda que con mesura y cabeza seguro que aciertas; hablamos de aromas, de toques sutiles que no cansen ni desvirtúen la esencia de la copa.

Cítricos: En próximas entregas os contaremos qué toques añade cada uno, pero recuerda  usar el aceite esencial, que se encuentra en la corteza y no en la pulpa de la fruta; prohibido  utilizar el zumo,  cuyo ácido mata la burbuja de la Tónica.

Los cítricos son un acompañamiento indispensable en los Gin-Tonics clásicos y combinan a la perfección con casi todas las marcas de ginebra. Para añadir un toque vintage  sorprendente, puedes usar cítricos liofilizados añadidos directamente en la copa.

Especias secas: Hay dos  maneras de aromatizar nuestra copa. Por un lado podremos añadir la especie en la ginebra y extraer su esencia con un ligero golpe de muddler (mortero) y colarlo; o bien, en el caso  bayas como enebro o cilantro, las añadiremos  tras haberlas presionado ligeramente para liberar aromas; antes nos aseguraremos de  que no queden pequeños restos molestos en boca. O bien podremos infusionarlas.

Infusiones: Toda una revolución que pisa fuerte. Basta con realizar la infusión y enfriarla antes de añadirla  a la Ginebra. Podemos realizar nosotros mismos esta infusión, con especies secas o bien adquirirlas  ya preparadas; éstas combinan varios ingredientes con lo que la experimentación y la prueba se convierte en un auténtico entretenimiento.

Frutas (incluido el pepino): Laminadas, cuanto más finas mejor. Si las añadimos enteras o en grandes trozos,  deberemos de  estrujarlas, sin destrozarlas,  para que liberen su potencial  aromático. Al igual que en los cítricos, la fruta liofilizada es un interesante recurso, que  basta con añadir en la copa para que sus aromas se desprendan de manera sutil.

Hierbas o plantas aromáticas: Al ser plantas frescas,  con darles unas pequeñas palmadas antes de añadirlas  al Gin-Tonic justo antes de servir, es más que suficiente.

Aromatizadores: Un mecanismo  rápido y eficaz para aromatizar  tu combinado; quita el tapón, pulveriza dos veces sobre tu copa antes de añadir la Ginebra y todo estará listo para disfrutarlo al máximo.aroma-en-spray-esencia-lima-limon

Y a ti ¿Cómo te gusta aromatizar tu Gin-Tonic?

One thought on “¿Cómo aromatizar tu Gin-Tonic?”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


− 3 = five

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>